Navidades conscientes.

Me encantaría que recordásemos primero cómo hemos vivido las navidades a lo largo de nuestra vida.

 

Comencemos desde pequeños: una época de ilusión, vacaciones, tiempo para ir a visitar a los abuelos y muchos regalos por abrir gracias a Santa.

 

Ya de adultos van variando mucho esos recuerdos y vivencias navideñas. Algunos sentirán que es una simple fecha llena de compromisos, gastos, reuniones y sin mucho tiempo para poder descansar. Para aquellos que viven la migración, son fechas agridulces en donde su único deseo es poder abrazar a sus familiares. Otros sentirán que es una época de fiestas, estrenos, regalos, abundante comida, bebida y mucha decoración.

 

¿Te has preguntado qué significa para ti la Navidad? ¿Cómo la vives hoy día?
No hay respuestas buenas o malas. Sin importar las creencias, afirmaría que la mayoría de las opiniones nos llevará al acto de compartir entre familiares, amigos y poder regalarnos un momento de regocijo.

 

Por eso, te invito a que reflexionemos acerca de los aspectos más relevantes que vivimos para estas fechas y que vivamos la navidad de forma consciente, plena y en paz.

 

Aquí te dejo cuatro ideas para que vivas tu navidad más consciente:

 

Asiste a los eventos agradables para ti.
 

Estas festividades traen consigo todo un mes de compartir, ir a muchas reuniones y compromisos entre amigos, compañeros de trabajo y familiares. Recuerda tomar consciencia de lo que realmente quieres hacer. Siéntete libre de elegir aquella reunión que te hará pasar un momento increíble. No te obligues a nada, solo toma consciencia de que si vas a un evento es porque así lo decides, porque quieres compartir un rato agradable.

 

Regala momentos.

 

Estas fechas pueden estresarnos por el hecho de tener que gastar dinero en regalos. Por eso, te invito a regalar un momento especial con aquellos a quienes darías un obsequio material. Vuelve a ese niño que tenía 6 años e invita a tu hijo a jugar pelota y embarrarse en el lodo por horas.
Sede tu cabello y cara a tu hija, para que pueda volar su imaginación y llenar de colores tu rostro y enredarte un poco el cabello con los peinados. Invita a tu amigo más cercano a tomarse un café y recordar el momento que comenzaron su amistad, a reírse de todas las vivencias, de todo lo que han crecido. Escríbele una nota a aquellos afectos que se encuentran lejos y simplemente llena de amor esa carta o correo. Invita a bailar a tus padres. Haz una lista de “regalos de momentos” y vívela con amor.

 

Come lo justo y necesario.

 

A nivel mundial, el significado de prosperidad y festividades lo relacionamos con servir grandes mesas de comida y bebida, sumada a la publicidad que recibimos año tras años para estas fechas, termina siendo una odisea el poder cubrir tantas expectativas. Cocina lo justo y lo que particularmente te guste comer para esos días especiales y no te olvides de saborear la comida con atención y disfrutar el momento presente con conciencia. Evita tener que botar comida y si está a tu alcance, ofrece un plato de comida a aquellas personas más necesitadas en tu comunidad.

 

Sé atento y cariñoso con tus sentimientos.

 

Las Navidades son fechas de mucha sensibilidad, por lo que suelen traernos momentos íntimos a nivel personal. Solemos recordar todo lo vivido en un año, contabilizar aquellas metas que pudimos alcanzar y las que no. A veces sentimos nostalgia de querer compartir con nuestros seres queridos, sensibilidad ante los problemas que nos aquejan o simplemente nos invade una melancolía que a veces no entendemos. Si te identificas con alguna de esas sensaciones, sólo respira profundamente y no crees juicios sobre eso. Permítete aprender de esas sensaciones y luego intenta finalmemte soltar.

 

Sea cual sea la forma como desees vivir esta navidad, logra disfrutarla y mantenerte en el momento presente. Olvídate unos minutos de la decoración, los regalos o los invitados; sólo cierra los ojos y recárgate de todos los sentimientos que llegarán a ti durante toda la fiesta. Que ganen los momentos de sentir los afectos, más que estresarse por preparativos; que sea el amor el protagonista de todas tus sonrisas; que la alegría nazca por el abrazo de los abuelos y la risa de los niños; que el sentimiento de plenitud no venga de un obsequio deseado, sino de tus familiares reunidos; que el árbol de navidad o el pesebre esté repleto de esperanza y de fe; que la cena esté sazonada con amor y felicidad.

 

Deseo de todo corazón que consigas conectar con tu paz y bailes con ella.

¡Felices fiestas a todos!

Comienza a recorrer el camino hacia una vida más feliz y saludable

Descarga gratis

Comienza a recorrer el camino hacia una vida más feliz y saludable

Descarga gratis