Do, re, mi… La música y su magia en tu vida.

El primer estudio del efecto de la música sobre las plantas fue hecho en 1973 por la Doctora Dorothy Retallacken el que expuso a un grupo de plantas a tres horas diarias de música rock a altos volúmenes, y luego otro a grupo de plantas a tres horas diarias de música clásica a un volumen medio. Los resultados fueron sorprendentes. Luego, a través de los años se repitieron una y otra vez experimentos al respecto, arrojando siempre los mismos resultados.

 

El grupo de plantas sometidas a música rock a altos volúmenes tuvieron un cortísimo tiempo de vida, así como se podía apreciar claramente los tallos creciendo en dirección opuesta a las cornetas, con hojas pequeñas y feas; mientras que las plantas expuestas a música clásica en volúmenes moderados, crecieron muchísimo más y los tallos se formaban acercándose a las cornetas.

 

Ahora bien, si la música puede causar esta sensación de bienestar en las plantas, que aunque están vivas, son mucho menos conscientes que nosotros los seres humanos, ¿imaginan todos los maravillosos beneficios que podríamos obtener llenando nuestro entorno de música?

 

Ya decía Nietzsche que  “la vida sin la música sería un error”. ¿No es cierto que acompañamos los momentos más importantes de nuestra vida con música? ¿No es cierto también que cuando tenemos una tediosa labor que hacer, muchos solemos poner música para acompañarnos y hacer el camino más amable?

 

Con esto no te estoy diciendo que debes escuchar música clásica y que no debes escuchar rock, ¡ni que Las Cuatro Estaciones de Vivaldi sean más saludables que el disco Nevermind de Nirvana! Creo que en nuestro caso, que somos seres conscientes, debemos acompañar nuestro día a día de la música que más nos guste a cada quien. Creo firmemente que una tarea pesada se le hace mucho más amable tanto a un venezolano Juan Pérez escuchando Oscar de León, como a un anglosajón escuchando Little Wing de Jimmy Hendrix. Esta fue parte de la magia de Steve Jobs: ¡Oscar de León Y Jimmy Hendrix caben en un mismo iPod!

 

La música de alguna manera nos trae al momento presente, nos permite sentar nuestros pensamientos y emociones en el ahora, estando presentes cantando las letras y sintiendo los ritmos de las canciones que nos gustan.

 

La música de alguna manera es una suerte de meditación, y es una maravillosa herramienta para ayudarnos a estar en el aquí y en el ahora. Te propongo un experimento: busca una canción que te guste mucho y escúchala con audífonos, presta mucha atención a cada detalle: trata de concentrarte un rato en sólo escuchar la batería, luego las guitarra, luego la voz, luego el bajo. Tratando de tener esta suerte de ecualizador natural en tu mente estarás, sin duda, en el momento presente sin divagar en el futuro, ni recordando el pasado, que al final del día es uno de los propósitos de la meditación.

 

Anímate a acompañar tu día a día de tu música predilecta y verás cómo las tareas más pesadas se hacen mas fáciles y cómo el día se va volviendo algo más entusiasta y feliz para ti.

Comienza a recorrer el camino hacia una vida más feliz y saludable

Descarga gratis

Comienza a recorrer el camino hacia una vida más feliz y saludable

Descarga gratis